Otra vez, New Horizons, en el límite de lo lejano Correo
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Escrito por JNieto   
Sábado, 10 de Noviembre de 2018 15:37

En 2015, la nave de la NASA New Horizons ya nos puso la piel de gallina y nos emocionó, como solo el auténtico sabor del descubrimiento y la frontera puede hacerlo, cuando sobrevoló el sistema Plutón-Caronte. New Horizons nos descubrió mundos insospechados, alucinantes, y algunos desde entonces apenas hemos podido cerrar la boca y encontrar nuestros ojos por el suelo de lo boquiabiertos y ojicaídos que nos dejó aquel sobrevuelo rasante al planeta enano (pero planeta, al fin y al cabo).

Solo por eso, New Horizons ya habría justificado de sobra su existencia, todo el esfuerzo, el dinero y las vidas de gente muy brillante que se han dedicado a ese proyecto por muchos años. Si alguien cuestiona la justificación de esa inversión, es que no ha entendido como funciona la Humanidad. Pero resulta que después de Plutón, hay todavía más sorpresas esperando de New Horizons. Desde entonces se encamina, a la notable velocidad de un millón de kilómetros por día (sí, como ir a la Luna, volver, e ir otra vez a la Luna en UN día), a un objeto de 25km de diámetro, descubierto en 2014, llamado KBO 2014 MU69. Lo de KBO significa “Kuiper Belt Object” o sea Objeto del Cinturón de Kuiper. El cinturón de Kuiper  es una remota zona del sistema solar, más allá de los planetas conocidos, que aloja multitud de pequeños (más o menos) objetos cometarios o asteroidales. Algunos migraron ahí desde su zona de nacimiento original entre los planetas gigantes, cuando éstos también se movieron dentro del sistema solar, pero otros como MU69 han estado ahí desde la formación del sistema, hace unos 4500 millones de años. O sea, muy interesante para aprender el origen de las cosas, que siempre es un tema que nos mueve, como humanos, a hacer gestas increíbles.

Es interesante que MU69 tiene un apodo dado por votación popular, “Ultima Thule”. No es un nombre oficial, por tanto, pero me fascina. Evoca perfectamente la lejanía, lo misterioso, lo místico incluso de un objeto como aquel, y del espíritu de exploración al límite que New Horizons representa. Ultima Thule significa en latín (como la gente de letras que me lea ya sabrá; yo solo soy un tipo que usa la ciencia para interpretar el mundo J) "más allá de la última frontera", "el logro más inalcanzable”, lo que es perfectamente adecuado. Según lo que yo vagamente recordaba, Thule era también el nombre medieval del Lejano Norte, digamos Escandinavia, Islandia, y que en las mentes de los mediterráneos de la época era un sitio helado, oscuro, enormemente lejano, brumoso, hostil, lleno de bárbaros y sanguinarios habitantes y monstruos hambrientos (y ahora vamos de vacaciones allí tan contentos). Y “Ultima Thule” se usó alguna vez para referirse a lo más remoto dentro de aquello que ya lo era un rato…o sea Groenlandia.

New Horizons llegará, si todo va bien, a sobrevolar Ultima Thule el 1 de Enero de 2019. A los americanos del norte les encanta hacer coincidir estos eventos con fechas señaladas. En Diciembre iremos oyendo más de cómo la imagen de Ultima Thule se va definiendo mejor en las cámaras de New Horizons… y quién sabe lo que nos encontraremos allí, si otra vez nos quedaremos boquiabiertos y se nos caerán los ojos al suelo… Nada como la verdadera emoción de descubrir el Universo para ello.

Más detalles en este artículo de Alan Stern, "principal investigator" del proyecto New Horizons (en inglés), publicado en SKY & TELESCOPE: 

https://www.skyandtelescope.com/astronomy-news/new-horizons-on-approach-to-the-first-exploration-of-a-kuiper-belt-object/?k=RkekQZjon4uwHnKOl1YNAPRVstEOZ%2BLVGF2fqS36l3A%3D&utm_medium=email&utm_source=newsletter&utm_campaign=sky-jma-nl-181109&cid=DM82995&bid=832441698